A menudo tenemos llaveros llenos de llaves que olvidamos de qué son o que puerta abren; pero esto no evita que tengan alguna razón para estar allí.

A todos nos ha pasado al menos una vez que perdemos las llaves de la casa o que se rompe dentro de la cerradura, obviamente esto es todo un caos cuando ocurre, más aun si pasa en la noche que no tenemos a dónde acudir o por el mismo estrés no se nos ocurre a quien podemos llamar. Por supuesto intentamos abrir la puerta como en las películas con una pinza de pelo lo cual en algunos casos resulta en un completo fracaso o empeora la situación trabándose este en la cerradura. También puede pasar que la llave no entre con facilidad y lo recomendable es lubricarla antes de usar.

Cuando se trata de olvidar la llave algunas veces existen otras soluciones, como el uso de ventanas o alguna puerta que quizás olvidamos cerrar a menudo y nadie lo sabe, o si el vecino tiene un juego de llaves, lo principal es calmarse para lograr pensar con claridad. Si ya todos estos recursos han sido agotados, es hora de llamar a un cerrajero el cual se encargue de resolver este lío que hemos creado.

cerrajero

En estos casos se recomienda llamar a uno que sea de confianza, debido a que en la guía podemos conseguir muchos estafadores, los cuales aseguren cobrar económico y al llegar indican que la cerradura es especial por lo cual el costo será más elevado. También se debe tener en cuenta la calidad de la cerradura que se tiene en casa puesto que de ella dependerá muchas veces si se puede conservar o debemos cambiarla.

Estas cosas no solo ocurren en las casas, en los apartamentos también suele ocurrir y por supuesto algunas empresas deben enfrentarse a este tipo de problemas como sucede en el caso de las inmobiliarias. Estas se encuentran más relacionadas con las cerraduras que cualquier otro negocio puesto a que deben abrir y cerrar las puertas para poder mostrar las propiedades a los clientes, al igual que tienden a cambiarlas al realizar una venta para garantizar la seguridad de sus clientes.

casita

Estas empresas muchas veces se llevan de la mano con las casas cerrajeras pues ellas ayudan cuando los bancos van a realizar el desahucio de una propiedad. Ellos se encargan de lograr abrir la cerradura para que las personas puedan ser desalojadas del lugar y la cambian para que no puedan ingresar nuevamente. Esto ocurre en algunos casos con los alquileres los cuales cuando ha pasado un plazo, se procede a desalojar a los habitantes. Cuando las propiedades quedan libres estas empresas tienen todo el derecho de venderlas o alquilarlas nuevamente.

En algunos países se plantea la posibilidad de tener leyes las cuales hagan que los cerrajeros tengan disponibilidad total para este tipo de embargos. En el caso de España gran parte del gremio manifestó su desacuerdo ante la propuesta de esta medida debido a que, es simplemente sacar a familias de sus hogares. Por supuesto las empresas no opinan lo mismo debido a que ellos no ven justo privar a la banca y a las inmobiliarias de lo que es legalmente suyo. Por supuesto esto favorece a las familias pues un cerrajero tiene la llave maestra siempre.