Algunas veces no conseguimos lo que deseamos porque no buscamos de la manera correcta.

Caterina y Paul, están ansiosos por comprar una casa, están a punto de casarse y sus padres les apoyarán financieramente para adquirir una vivienda. Ellos han decidido ir a visitar algunas propiedades que han visto en portales de internet y revistas. Luego de dos semanas viendo su futura casa, al fin ya tienen la indicada; pero hay un problema, cuesta demasiado dinero para poder pagarla. Sus padres dijeron que les ayudarían a comprar; pero la casa que les gustó está muy por encima de lo que pueden pagar.

¿Qué creen que sintió la pareja cuando vieron la casa de sus sueños y no la pueden comprar? Es obvio que en el proceso, ni los padres, ni los novios y parece que ni los agentes hicieron lo correcto. Por supuesto que ya saben de que se trata, no tenían un presupuesto. Cuando eso pasa, las expectativas crean una profunda desilusión, lo ideal es tener claro el presupuesto estimado para la operación y luego, en función de eso, salir a comprar la propiedad.

A veces las agencias inmobiliarias pierden mucho tiempo al no saber perfilar a sus clientes y con tal de hacer la presentación del producto y tener la aprobación, por lo menos emocional de los clientes es suficiente; pero no es más que una pérdida de tiempo. Aunque algunos vendedores expertos consideran que en la venta de bienes raíces el tiempo nunca se pierde; porque a todo se le puede sacar provecho. Eso suena muy bien; pero tenemos a una pareja decepcionada y a una vendedora que se quedó sin venta porque los clientes potenciales que tenía no eran tan potenciales, realmente no calificaban para la propiedad.

En ocasiones algunas agencias inmobiliarias creen que lo importante es recibir un sinfín de llamadas y no hacen una segmentación adecuada, para poder llevar el mensaje a través de los medios más convenientes a clientes que realmente, no solo necesiten y deseen la propiedad que ellos venden, sino que también tengan el dinero para comprarla. Después de todo de eso se trata, de vender ¿O no?

Si una constructora decide aliarse con una agencia inmobiliaria para que promueva su producto y haga la labor de ventas, debe evaluar con sumo cuidado a la agencia. No solo es importante que hayan vendido otros proyectos con éxito, también es fundamental que el plan de ventas que tienen diseñado, se adapte perfectamente al producto que Ud. está intentando vender. Algunas agencias copian el mismo modelo para vender todo tipo de propiedades y por eso vemos que algunas se venden y otras no.

Si una agencia tiene una enorme cantidad de proyectos en venta, su facturación probablemente sea buena; pero eso no significa que los inmuebles que le dan esa facturación sean los de su proyecto; quiero decir, que al tener tanto que vender su facturación no le dice que sea la agencia ideal para Ud.

Las inmobiliarias son un gran apoyo para el constructor; pero no cualquiera de esas empresas venderá su proyecto. Hay que invertir en una buena investigación que le lleve a escoger la más indicada.