Con la fuerza necesaria para hacer el trabajo y mejorar la salud del sistema.

El negocio inmobiliario ocupa un alto porcentaje del crédito que se otorga en países como España, supero el 50 %. Eso significa, entre otras cosas, que es un negocio de gran peso en su economía. La crisis golpeó duramente a los bienes raíces; pero la banca sigue apostando a una recuperación que se ha dado gradualmente y que promete para el año 2017 alcanzan un excelente número de colocaciones.

Hay una variedad de modalidades del negocio, puedes dedicarte a vender propiedades de personas que buscan obtener una venta en las mejores condiciones para su inmueble. Puedes fungir como comprador de inmuebles para repararlos y venderlos a un mejor precio para obtener un interesante beneficio. Puedes promover obras hechas por constructores, que buscan inmobiliarias con el suficiente conocimiento de mercado y de reconocida marca en la población, para que les ayuden a producir el máximo beneficio de la obra y que lo haga en los tiempos que tienen establecidos, para pagar los créditos obtenidos y aprovechar las mejores oportunidades del mercado.

Las inmobiliarias saber cómo mover el aceite que lubrica a este sector, con una agudeza tal que obtienen grandes beneficios en comisiones producto de su trabajo. Por supuesto que existen inmobiliarias que a través de diferentes vías legales, manejan el negocio completo; quiero decir; construyen, promueven y venden.

El tener un peso importante en el crédito que otorgan los bancos al sector, tienen un gran peso en lo que pueda pasa en la economía. Una caída en el negocio afectaría a la banca y con ello afectaría al sistema total. Recordemos que la banca es la que moviliza el dinero de la economía de esta era, si los bancos dieron créditos a empresas que no pudieron pagarle, ¿Cómo se supone que pueda cumplir con los compromisos que esta ha adquirido con los ahorristas que han confiado en su buen juicio para que manejen su dinero?

El negocio inmobiliario no es un asunto solo de ventas y construcción, también existe un mercado secundario al cual atiende y moviliza un importante pedazo del pastel; por otra parte están los alquileres. Sabemos que mucha gente compra para invertir, es decir; no compra una vivienda, por ejemplo, con la intención de vivir allí, sino que lo que busca es colocar un dinero y obtener un beneficio de esa colocación. Compra su vivienda y busca a una inmobiliaria que la maneje, es decir que haga la gestión de alquiler.

Hablando de negocios, la calidad de los activos, que es la que garantiza que puedas obtener un retorno de tu inversión no es la más deseada, algunos especialistas en finanzas consideran que estos activos están sobrevalorados y que esa sobrevaloración pudiera estar por encima del 60%.

Los beneficios de la inversión en inmuebles está por encima de los de la renta fija y esta es una de las razones por las que es interesante evaluar una inversión inmobiliaria como opción para obtenerlos.

Los compradores foráneos, en el caso de España, refrescan la economía local, no solo por la compra del bien inmueble, sino por lo que trae esa compra consigo, es más gente que consumirá productos locales y ayuda al desarrollo económico. El sector de lujo trae grandes cantidades y dan un gran impulso en tiempos en los que hace mucha falta, lugares como Barcelona y las Islas Baleares, destacan entre ellos.